en-¿CÓMO LAVAR LA ROPA CUANDO SE TIENE PIEL SENSIBLE O ATÓPICA?

10/07/2021

2021.

Si tú o algún miembro de tu familia tiene la piel atópica, es alérgico a perfumes o a ingredientes como el Kathon o tiene una piel delicada de fácil irritación es muy importante cómo lavas la ropa.

La ropa (incluyendo los tejidos de uso diario en el hogar como la ropa de cama y las toallas) está en contacto con la piel las 24 horas de día. Puesto que muchos detergentes contienen tintes y fragancias, ingredientes irritantes y alérgenos que pueden desencadenar reacciones alérgicas en las personas con piel sensible, los productos que uses para lavar ropa pueden marcar la diferencia.

Si padeces alguna dolencia o tu piel es especialmente sensible, si tienes niñxs en la familia y personas mayores a tu cuidado, te van a interesar estos consejos para el lavado de tu ropa

Consejos para lavar la ropa si tienes piel sensible

Utiliza un jabón de lavado natural, sin tóxicos, hipoalérgenico que cuide las pieles sensibles y que te ofrezca todas las garantías en su composición. Dermatitis atópica, dermatitis seborreica, eccema, rosácea, SQM... nuestra piel se ha levantado en armas contra los ingredientes químicos tóxicos. Por ello, utiliza jabones que naturales que no lleven tóxicos en su formulación, es decir, que garantice que no contiene alérgenos, tensoactivos petroquímicos, conservantes, blanqueantes o perfumes. Se necesita muy poca cantidad, la ropa queda de maravilla y mi piel hasta parece agradecer el tacto suave de las prendas

Lee detenidamente las etiquetas para conocer la composición de los detergentes que utilizas. No dejes que las marcas te confundan porque no todos los detergentes son respetuosos con las pieles más sensibles aunque digan que incorporan ingredientes de origen natural o indiquen que son hipoalergénicos. Es muy común que los detergentes que encuentres contengan conservantes como el Kathon o de la familia de las metilisotiazolinonas, blanqueantes o ingredientes alérgenos como los perfumes que pueden provocar reacciones en pieles sensibilizadas

Olvídate del suavizante. Por el mismo motivo que el anterior, no hay que incorporar química toxica innecesaria en nuestro lavado de ropa. Con el uso de suavizantes haces que los tejidos queden impregnados de componentes, principalmente perfumes, que suelen ser altamente alergénicos al entran en contacto con la piel y altamente contaminantes para nuestro entorno. Los suavizantes son totalmente prescindibles en cualquier lavado y más si utilizas un buen jabón capaz de dejar tu ropa limpia, fresca, suave y cuidada sin necesidad de este artífico y sin poner en riesgo la piel.

Utiliza las dosis de lavado recomendadas. No hace falta echarle detergente de más a la ropa "por si acaso". Al sobredosificar utilizando más producto del recomendado no vas a conseguir una ropa más limpia. Por el contrario, y sobre todo si utilizas detergentes convencionales, estás contribuyendo a que queden restos químicos entre las fibras de los tejidos que generen reacciones o alergias al contacto con tu piel.

No cargues excesivamente el tambor de la lavadora. Muy importante: ¡no sobrecargar la lavadora! Tu ropa quedará más limpia y con menos residuos si evitas que quede apretada en el tambor, con espacio suficiente para la agitación en el lavado, el aclarado y asegurarte que no queden restos de detergentes. Es preferible hacer dos coladas antes que lavar toda la ropa en una sola sin apenas espacios.

Elige un programa de alta temperatura si tienes problemas de alergias y no olvides secar bien la ropa. Para evitar alergias lxs expertxs aconsejan utilizar un programa de lavado con un mínimo 60º de temperatura. De este modo te aseguras de deshacerte de los ácaros y otros alérgenos vivos que pueden adherirse a las sábanas, abrigos, edredones, etc. Una vez terminada la colada, es importante secar bien la ropa. Ten en cuenta que, si guardas la ropa recién lavada en el armario o el cajón sin haberla secado completamente, el exceso de humedad puede favorecer la aparición de hongos y dañar el buen estado de tu piel.

Lava siempre la ropa antes de estrenar una prenda y después...lava con frecuencia. Recuerda lavar todas las prendas de vestir, sábanas o toallas antes de estrenar y usarlas por primera vez para así eliminar aprestos y otros productos químicos que se aplican sobre los tejidos para darles rigidez, brillo o un acabado llamativo para motivar su compra. También ten cuenta que la contaminación, ácaros, suciedad y sudor que quedan en las prendas también pueden provocar reacciones en pieles sensibles. Con un lavado frecuente para mantener siempre limpias las prendas en contacto con tu piel evitará esta vía de irritación.

Sigue estos consejos y dinos cómo mejora tu piel y la de los tuyos.